Educación en Chile

Mucho se ha hablado del problema de la educación en nuestro país, pero hay varios puntos que considerar. 

Primero la educación inicial viene de las casas y es la que se demuestra a lo largo de la vida, la cultura de no botar basura, el respeto por los demás e incluso saber comportarse en la mesa y comer bien. Segundo las escuelas o colegios entregan conocimientos, los cuales deben ser apoyados en el hogar e incentivar a nuestros niños a leer y a que se interesen por obtener más conocimiento, el cual les pueda ser útil a lo largo de su vida. Tercero no siempre todo lo gratis es bueno, si algo se consigue con esfuerzo se valora más.

Se habla de Calidad y Gratuidad, se ha legislado algo y solo de la gratuidad, en cuanto a la calidad que es muchísimo más importante se le ha hecho el quite, por la sencilla razón de que el poncho es muy grande. Se debería desmenuzar el tema, dividiendo en: educación en el hogar, educación prebásica, básica, media y universitaria o técnica. Y nada más impopular que tratar temas que no llegan a todos, pero que nadie quiere admitir que la pega está mal hecha, que las mallas curriculares son una burla, con ramos rellenos solo para sacarle más dinero a los alumnos o sus padres y que las mismas carreras se podrían estudiar en la mitad del tiempo.

Debemos orientar primero el tema en la formación de los educadores, ya que si su conocimiento es limitado, no existe vocación y sus sueldos no son acordes a su trabajo, no obtendremos buenos alumnos, que luego serán profesionales mediocres, sin vocación y sin interés por aprender más. Porque cada día que tengan clases verán al profesor llegar desanimado, con cara de amargado y sin pasión por lo que hace. 

Yo tuve la suerte de tener muchos maestros excelentes a lo largo de mi vida, pero no todos los tienen, desde prebásica puedo decir que mi "profe" la Tante Vero siempre llegaba con una sonrisa, se preocupaba de cada detalle y siempre fue muy cariñosa, se notaba que nos quería y que queria estar ahí. 

Luego en la básica habían varias profes con vocación, pero dos sobresalían mi profe de gimnasia que ha pesar de la edad era super deportista y activa y la profe de castellano, la profe Mónica, hasta tenía canciones para que recordáramos como no escribir con faltas de ortografía y eso que ya no éramos tan chicos. 

En la media cambia un poco la cosa, porque los profes ponen sus distancias, pero en cuanto a preocuparse de que entendiéramos fueron muchos. 

Ya en la educación superior es más radical el cambio del profe cercano y buena onda, pasamos a profesor que muchas veces se cree Dios y es "infalible", cuando estudié Derecho hubo varios, pero también estaban los profes que amaban su área, el de filosofía, derecho político, y en especial el jefe de carrera de ese tiempo, demasiado comprometidos, personas íntegras que te marcan, que te inspiran para ser un profesional completo. 

Posteriormente entré a estudiar Gastronomía en Inacap y vespertino, fue un mundo distinto, en el sentido que ya al ser mayor, los profes te tratan distinto, no como una cabra chica que va a tontear, sino como un adulto que tiene claro lo que quiere y su disposición si uno lo sabe aprovechar es total. Tuve profesores sencillos, pero tan sabios que te enseñaban hasta las técnicas más específicas para que el producto final saliera excelente. Así como también habían profesores que estaban allí marcando el paso y de los cuales no había mucho que aprender, que estaban allí por el sueldo.

Debido a mi experencia como alumna puedo concluir que el profesor que te toque en la vida te marca, marca tu carácter, deja una huella, no es alguien solo de paso y que no signifique nada, no solo por los conocimientos, sino también por su motivación ante la vida.

Por lo tanto si vamos a reformar algo, deberíamos primero ver qué calidad de profesores están saliendo, si solo les enseñan contenido o también habilidad sociales, técnicas para llegar a los alumnos, etc.

Antes que salir con un gran cartel de la gratuidad, que tampoco es tal, deberían reformar sobre la calidad. Pero como la clase política, en su mayoría, no toda, solo piensa en las urnas y es más populista dar educación gratis, no va a reformar por lo pronto en el tema calidad. Lamentable, pero cierto.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi historia por el infierno

La Culpa